Investigación

CIEN • agosto de 2013

El principal objetivo de todo Gobierno deber ser generar, sobre la base de los principios indicados, la institucionalidad necesaria que facilite la convivencia social y las condiciones necesarias para el desarrollo individual y colectivo.

Sin embargo, este objetivo todavía es un desafío debido, entre otros, a la propia institucionalidad y a los órganos de poder del Estado, concebidos y estructurados por normas (instituciones formales) pero que responden a inercias, actitudes, cultura organizacional (instituciones informales), incompatibles en muchos casos con las normas vigentes, y que provocan un desfase entre lo que debiera hacer y lo que realmente hace.

Relacionado:  

>>La reforma institucional: más que una reforma legal, el fortalecimiento del Estado de Guatemala

>>Postura 11: Modernización del Estado

Visítanos en nuestras cuentas de: