centroamerica(1)

En el país y especialmente las Fuerzas de Seguridad deben tener como prioridad la neutralización de la criminalidad (violencia de las pandillas, narcotráfico, tráfico de armas y otros), que no permite que el país tenga estabilidad, por lo tanto, el involucramiento del Ejército en el apoyo a la Policía Nacional Civil es de suma importancia, a manera de ser más eficientes para que este flagelo vaya erradicándose.

Debido a esto el Ejército debe alcanzar el mayor nivel de apresto operacional, tanto en adiestramiento, como en organización y equipamiento, ya que el gobierno y pueblo guatemaltecos han confiado en él para que pueda dar ese apoyo. Una de la razones por la cual el Ejército de Guatemala está empeñado (se espera que de manera temporal) en apoyar a la seguridad pública es porque la criminalidad llegó a niveles insostenibles, que rebasaron inclusive las capacidades de la Policía. Afortunadamente para este, después de tantos años de estar colaborando en esta tarea, todavía goza de ese nivel de confianza de la ciudadanía, lo que se refleja cuando la población manifiesta la necesidad de que se mantenga en ese papel, como una labor preventiva, ya que su presencia permanente en las diferentes zonas del territorionacional les inspira confianza. Al momento en que la situación mejore y aumente el nivel de seguridad para el país, se esperan otras decisiones que tienen que ver con el empleo o no de nuestro Ejército.

En esa misma vía, y dado que la mayoría de naciones en Centroamérica utilizan patrones parecidos, el tema de la cooperación entre países es muy importante para este esfuerzo regional de combate al crimen organizado transnacional, porque a través de ella se permite toda esacanalización y ese flujo de información, de manera que se logre esa coordinación permanente para hacer un frente común, que logre contener y minimizar los efectos de esa actividad criminal, de manera oportuna, en el tiempo y en el lugar correctos para que las decisiones que se deban tomar sean también acertadas.

Además, debemos considerar que también el reto está en responder a este nuevo escenario con políticas de profesionalización de las fuerzas de seguridad y una mejor interacción entre la policía y el aparato de justicia penal, pues se estima que actualmente, el nuevo elemento son las detenciones, sobre todo de los cuadros directivos del crimen organizado, modalidad que marca las victorias y la eficiencia del sistema. Tenemos también un nuevo escenario en el cual los flujos de capital generados por el crimen organizado están pasando en grandes cantidades por Centroamérica, lo cual constituye una oportunidad para la corrupción de funcionarios, siendo esto una gran amenaza para la democracia, haciéndose cada vez más evidente el uso monetario para penetrar la institucionalidad pública y lograr debilitar a nuestros países. Podemos darnos cuenta que los grandes males humanos, siguen ahí, pero eso no justifica que dejemos de luchar contra ellos, en una lucha que será larga y tediosa.

Visítanos en nuestras cuentas de: