La única forma de mejorar las condiciones de trabajo y los salarios actuales es incrementando la demanda por trabajadores.

Independientemente de lo que haga o que deje de hacer, Trump cuando asuma la presidencia en el mediano plazo, el país afronta un cúmulo de problemas económicos tanto, o más complicados, que los que podrían resultar de un cambio en la política migratoria norteamericana. En materia de empleo, tanto o más preocupante que un cambio radical en lesta política es la incapacidad del país para generar empleo formal a tasas que puedan hacer frente al rápido crecimiento poblacional. Aunque Trump no expulse a ninguno de los cientos de miles de migrantes guatemaltecos indocumentados, muy pronto cientos de miles de jóvenes sufrirán el mismo problema que quienes pudieran venir de regreso de EE. UU.: imposibilidad de encontrar empleo formal.

No obstante, la mayor parte del discurso económico reinante sigue centrandose en la necesidad de promover mejores condiciones de trabajo entre quienes ya tienen empleo; concentrando todos los esfuerzos de política pública en mejorar la capacidad de inspección de las autoridades; aumentar los castillos al cumplimiento; y aumentar por decreto los beneficios laborales. Acciones que dificilmente tendrán efecto alguno sobre el principal problema laboral del país: la falta de suficientes y mejores oportunidades de trabajo para los guatemaltecos. En el fondo, la razón última por la cual no mejoran las condiciones de trabajo en ciertos sectores es la falta de oportunidades laobrales alteranas para quienes se ven forzados a emplearse bajo esas condiciones. De existir suficientes oportunidades alternas de empleo, de manera que los trabajadores pudieran conseguir fácilmente empleados mejor pagados y con mejores condiciones laborales, seguramente no habría tanta necesidad de concentrarse tanto en el equipo de asustos laborales que hoy tanto preocupan al Gobierno central, tribunales, cooperantes y sindicatos.

La única forma de mejorar las conidciones de trabajo y los salarios actuales es incrementando la demanda de trabajadores; es decir, promoviemidno condiciones que favorezcan la creación de nuevas empresas, que mejoren la productividad de los trabajadores y que incrementen las inversiones de capital por trabajador. Solamente cuando los empleadores compitan fuertemente entre sí por los trabajadores, como sucede hoy en el sector de los “call centers”, mejorarán de manera natural la calidad y remuneración de los empleos. Mientras tanto, de no hacer nada al respecto, lo único que queda es mantener una estéril pelea por apropiarse de los escasos beneficios de una economía estancada. Una situación que dificilmente puede mantenerse por mucho más tiempo sin que tenga efectos funestos sobre la capacidad productiva y de generación de empleo formal del país. Es momento de empezar a tomar decisiones audaces para generar condiciones que permitan incrementar aceleradamente la creación de nuevos empleos formales en el país. De lo contrario, cualquier decisión radical de Trump solamente adelantaría la crisis que, tarde o temprano, ocurrirá de no cambiar las condiciones actuales.

Nota publicada en El Periódico: http://elperiodico.com.gt/opinion/2016/12/06/crisis-laboral-con-o-sin-trump/

Visítanos en nuestras cuentas de: