Una de las inquietudes abordadas en el seminario sobre Educación Global organizado por el departamento de Educación de Harvard con participación de personas de más de 40 países de todos los continentes se enfocó en cómo lograr que los programas innovadores en el sector educativo puedan implementarse para todos los estudiantes de un país o región.

La gran inquietud se engloba en las siguientes interrogantes: ¿Cómo llevar a escala un proyecto o programa exitoso? ¿De qué manera podemos garantizar la sostenibilidad e incorporación de iniciativas buenas y provechosas para todos los estudiantes? Generalmente, se carece de los recursos físicos, financieros y humanos que permitan el crecimiento o universalización de los programas.

Actualmente, se tiene en agenda del país el plan Nación Digital que busca llevar tecnología a los centros educativos. El gran desafío es desarrollar un plan de inclusión tecnológica que sea ambicioso y con visión de largo plazo. El plan debe tomar en cuenta la posibilidad de aprovechar la licitación de la Banda 4G para incluir un plan de desarrollo tecnológico nacional y regional que permita contar con conectividad y equipamiento en los centros educativos del país.

“El gran desafío es desarrollar un plan de inclusión tecnológica que sea ambicioso y con visión de largo plazo”.

El reto es lograr que los 33 mil centros educativos de primaria y nivel medio puedan contar con soluciones que permitan mejorar los aprendizajes y competencias de los estudiantes. No se trata solamente de llevar equipo a las puertas de cada escuela sino de incorporar contenido, capacitación a los docentes y acompañamiento para que se aproveche esa tecnología para mejorar de manera efectiva el aprendizaje de los estudiantes, especialmente en matemática, lectura, emprendimiento e idiomas.

“El gran desafío es desarrollar un plan de inclusión tecnológica que sea ambicioso y con visión de largo plazo”.El acompañamiento podría formar parte del nuevo sistema de acompañamiento escolar. Y, continuando con los retos de llevar iniciativa a escala, es de interés que sea implementado a nivel nacional el Sistema de Acompañamiento Escolar (SINAE), el cual estaría siendo implementado en su primera fase en cerca de 80 municipios, pero dada la necesidad e importancia de transformar el sistema de supervisión por un verdadero apoyo y acompañamiento a las escuelas que les lleve a cumplir su misión e informar a los niños y jóvenes con las competencias para la vida y el mundo laboral, según se ha establecido en el Currículo Nacional Base, CNB.

Se ha estimado que su implementación requeriría un presupuesto de al menos 400 millones de quetzales. Sin embargo, el desafío más fuerte es lograr que se contrate a los profesionales más preparados y capacitados para realizar una óptima función de liderazgo cercana a las escuelas e institutos. La propuesta del Ministerio de Finanzas en cuanto a desarrollar presupuestos multianuales puede ser la respuesta a los desafíos de llevar programas importantes a escala.

No obstante, el desafío de planificación estratégica con base en resultados es el mayor reto, ello daría sustento a los presupuestos multianuales. De lo contrario, estaríamos formulando presupuestos sin el debido sustento. El gran desafío para el país es llevar buenas iniciativas a escala de tal forma que los resultados a los que se aspire en el sistema equitativo sí sean cualitativa y cuantitativamente mejores a la situación actual. La meta esperada es dar un salto de rana o salto cuántico que nos permita acortar la brecha con otros sistemas educativos más avanzados.

Visítanos en nuestras cuentas de: