Crecimiento económico 2018

9 de enero, 2018

Según las fuentes oficiales, el país cerró el 2017 con una tasa de crecimiento de 2.8 por ciento; en general, la mayoría de los componentes del PIB, ya sea que se vea desde el lado de los componentes de la demanda agregada o del origen sectorial de la producción, mostraron algún tipo de retroceso respecto del comportamiento observado durante 2016. De hecho, a manera de comparación, la tasa de crecimiento económico del año pasado ha sido la más baja de la presente década. Un hecho que por sí solo no dice nada, pero que cuando se contrasta con la tendencia que el país viene experimentando desde el 2014 debería ser motivo de preocupación; en 2014 el país creció a un ritmo de 4.2 por ciento anual, el 2015 al de 4.1 por ciento, el 2016 al 3.1 por ciento y, finalmente, el 2017 al 2.8 por ciento. Una tasa, a todas luces, insuficiente para hacer frente al rápido crecimiento de la población y las necesidades sociales y económicas de la mayoría de la población.

A pesar de todo, la tasa de crecimiento experimentada en 2017 no es del todo mala dadas las circunstancias políticas que vivió el país, los polémicos fallos de las cortes en materia económica, la conflictividad social en importantes regiones productivas del país, la inseguridad física y jurídica para hacer negocios, la creciente polarización de la opinión pública nacional y la ausencia de una política económica definida. Razonamiento que bajo ninguna circunstancia debe utilizarse como justificación para el resultado observado. El récord histórico reciente del país en materia de crecimiento económico es injustificable para un país con los niveles de ingreso ‘per cápita’ y las características demográficas de Guatemala; para Guatemala crecer a tasas levemente superiores al ritmo del crecimiento poblacional implica que, en promedio, el nivel de vida de la población se duplique cada dos o tres generaciones. Claro está, suponiendo que dichas tasas se logran mantener de manera sostenida a lo largo de este tiempo y no ocurren crisis económicas severas durante este período.

A la luz de la discusión anterior se puede comprender fácilmente porqué, hasta cierto punto, resulta inútil discutir si la tasa de crecimiento observada durante 2017 fue menor a la proyectada originalmente por el Banguat o si la tasa proyectada para 2018 es 3.5 por ciento o 4 por ciento. Por de pronto, tal y como se vislumbra el futuro cercano, las posibilidades económicas del país seguirán estando en función del crecimiento de las remesas y de la demanda internacional, sobre todo de EE. UU., por los productos de exportación. Afortunadamente, la economía estadounidense se ha recuperado y crece, para sus estándares, de manera vigorosa y sostenida. En lo que se refiere a los factores de orden doméstico que podrían impactar positivamente el crecimiento en el país, es mejor no entrar en mayores detalles; el año 2018 no parece traer nada muy distinto a los de los últimos dos años en esta materia. La discusión que debería estar ocurriendo es cómo duplicar las actuales tasas de crecimiento y mantener dicho ritmo a lo largo de un extenso período de tiempo. Cuestión que, por de pronto, no interesa mayor cosa.

¡Trabajemos unidos por un mejor año!

8 de enero, 2018

Luego de las fiestas, regresamos a la rutina. Hemos descansado, celebrado y estamos listos para afrontar con coraje y optimismo un nuevo año. No es tan fácil como cambiar el calendario; sin embargo, de nosotros depende que sea una buena época.

A dos años del gobierno del presidente Jimmy Morales, los guatemaltecos tenemos la sensación de que no hay un rumbo claro en el país. A pesar de que el Gobierno tuvo los suficientes recursos el año pasado, hubo escasa inversión pública y se careció de estrategias para realizar cambios en la salud, la educación y la infraestructura.

A pesar de que el Gobierno tuvo los suficientes recursos el año pasado, hubo escasa inversión pública y se careció de estrategias para realizar cambios en la salud, la educación y la infraestructura”.

La incertidumbre de algunas resoluciones de las Cortes ha provocado que la inversión privada se haya estancado. El conflicto que se desató entre el comisionado y el presidente, sumado al comportamiento del Congreso, en especial en septiembre, fue negativo para el país. Hay poco dinamismo de parte del Estado, lo que no permite que el país avance. La economía está prácticamente estancada y, a pesar del interés que existe en muchos jóvenes por participar en la política, no se han logrado las reformas necesarias para un cambio de fondo del sistema. La política migratoria de Estados Unidos es un reto ya que el ingreso de divisas es muy importante en la economía nacional.

Pero el mundo, en especial los países que tienen relación comercial con Guatemala pueden ser una gran oportunidad este año ya que su desempeño económico será positivo. Por ejemplo, en Estados Unidos, que representa una cuarta parte de nuestras exportaciones, hay altas expectativas debido a la reducción en la tasa de desempleo. Se espera que el crecimiento económico del mundo sea del 3.7%, el de Centroamérica 3.5% y esperamos que el nuestro supere ambas cifras.

¿Cuáles son las prioridades para el año 2018? Urge discutir un nuevo modelo de desarrollo en Guatemala e iniciar los cambios que se requieran. En el caso del Ejecutivo se recomienda hacer énfasis en la gestión de los servicios sociales -desnutrición, primordialmente- y lograr poner en marcha un nuevo sistema para ejecutar obras públicas de infraestructura. Ampliar la cobertura de la secundaria es imperante.

En seguridad debe continuarse con las investigaciones criminales para reducir, especialmente, los homicidios y las extorsiones, mejorar los controles en el Sistema Penitenciario y continuar con la puesta en marcha del nuevo modelo e introducir más proyectos y programas para prevenir la violencia y el delito.

La economía está prácticamente estancada y, a pesar del interés que existe en muchos jóvenes por participar en la política, no se han logrado las reformas necesarias para un cambio de fondo del sistema”.

Es importante definir el futuro del Servicio Civil limitando los bonos y pactos colectivos arbitrarios, ya que se necesitan puestos e ingresos por mérito; además, hacer las reformas de contrataciones y presupuesto para no tener excusas de falta de ejecución. Estas debieran hacerse en conjunto con el Congreso, institución que tendrá a cargo la elección del contralor. La integración de la nueva junta directiva y los presidentes de comisiones de trabajo será clave. Respecto al Organismo Judicial, debería ir mejorando su eficiencia y eficacia. Varios de los cambios se lograrían modificando procesos. La imparcialidad en las resoluciones de las Cortes es fundamental para fortalecer el estado de derecho. No debemos detener el combate contra la corrupción y lograr la reforma del sistema político. Esperamos un proceso transparente y técnico para la elección del fiscal general.

Es el momento de trazarse metas de corto y mediano plazo para el país. Las cosas no cambian solas. Es mejor ponerse pocas metas, tener un plan, trazar la estrategia, tomar acción y día a día ir verificando su cumplimiento. Juntos podemos avanzar con mayor rapidez. El logro de los primeros pasos crearán el sentimiento de éxito y alegría que servirá de combustible para no detenerse. ¿Cuáles son sus tres metas para este año? ¿Cuáles deberían ser las del Gobierno? ¿Cómo trabajar unidos?

Arjona en Guate, su País

20 de diciembre, 2017

La gira de Ricardo Arjona, denominada Circo Soledad, lo ha llevado a diversos países de América Latina en donde tiene un público fiel que no quiere perderse su nuevo concierto. En Argentina se llevaron a cabo cinco, en Guatemala se realizaron dos a los cuales llegaron miles de chapines que querían escuchar su música, su poesía, sus canciones. Durante la semana también estará presentándose en El Salvador y Honduras.

Arjona es, sin duda, el cantante guatemalteco más famoso de la historia. Tiene talento innato y mucha creatividad para escribir canciones con sentido. En la mayoría de estas relata historias contemporáneas, en algunas realiza crítica social, y en otras, dibuja la realidad diaria de miles de personas que se sienten identificados con su narrativa.

A sus 53 años, Arjona realiza una nueva serie de conciertos enmarcados bajo el concepto de Circo Soledad. En 1990 el artista guatemalteco decidió partir de su patria para poder trascender en su carrera artística. Se radicó en Toluca, México, donde trabajó en pequeños bares que le sirvieron de escalera para avanzar en su carrera como cantante. El aprecio por esta ciudad hizo que sus giras las iniciara allí, es una manera de reconocer su agradecimiento por la acogida que le brindaron en los comienzos de su carrera artística y el respaldo para que avanzara en la misma. El aprecio es correspondido, pues en cada ciudad mexicana donde se presenta logra convocar muchas personas que le admiran y respaldan en su proyección musical.

La ciudad de México le abrió las puertas para su desarrollo como artista; no es casualidad que la gran metrópoli sea parte fundamental de sus historias y motivo de inspiración. En el Café La Habana conoció a importantes personalidades que posiblemente influyeron en sus composiciones. En 1997 fue seleccionado para formar parte de la Galería Plaza de las Estrellas, donde se encuentra su autógrafo y las huellas de sus manos, al lado de las de otros artistas famosos del mundo hispano.

“Su acento nos recuerda tanto a México como a Argentina, aunque las palabras y dichos chapines nos recuerdan que Guatemala es SU PAÍS”.

Nació en Jocotenango, un municipio muy cercano a la Antigua Guatemala, en 1964. Su padre era de occidente y su mamá de oriente, una mezcla cultural que se amalgama generando su propia cultura. A los 8 años ya tocaba muy bien la guitarra. Cantó por primera vez en público a los 12 años. Antes de que su carrera despegase, trabajó como profesor y estudió publicidad, a la vez que jugaba baloncesto, deporte en el que llegó a ser seleccionado nacional. Luego, participó en el Festival OTI de la canción latinoamericana en donde destacó e inició el despegue de su carrera. Tiene 3 hijos y 40 millones de álbumes vendidos. Ha obtenido varios reconocimientos, incluyendo el denominado Lo Nuestro a la Excelencia, el Premio Grammy al mejor pop latino y el premio Billboard de la música latina a la trayectoria artística.

Durante sus conciertos se identifica con el público e interactúa con empatía, lo que lo lleva a relacionarse de manera cercana con la audiencia. Ricardo Arjona ha logrado triunfar a nivel internacional, posicionándose como un artista latinoamericano, su acento nos recuerda tanto a México como a Argentina, aunque las palabras y dichos chapines nos recuerdan que Guatemala es SU PAÍS. Su excelente show es ejemplo de trabajo arduo, tenacidad y capacidad de proyección a nivel internacional. La tecnología usada, la logística y el sonido de calidad lo convierten en un caso exitoso de competitividad, que muchos productores de bienes o servicios desearían. ¡Bravo por Arjona! Que inspire a muchos jóvenes a esforzarse y trabajar duro por alcanzar sus metas.

Economía EE. UU.: Oportunidades para Guatemala

19 de diciembre, 2017

La última revisión de la tasa de crecimiento del PIB de EE. UU. arrojó, al tercer trimestre de 2017, una tasa anualizada de 3.3 por ciento; la mayor tasa de crecimiento para un tercer trimestre desde 2014. El débil crecimiento de principios de año probablemente impida al gobierno de Trump alcanzar la meta de tres por ciento de crecimiento anual para 2017. En todo caso, mientras la economía norteamericana mantenga este curso, la economía guatemalteca se verá beneficiada por medio de varios canales: mayor demanda para los productos de exportación; mayores niveles de remesas internacionales; ampliación de nuevos mercados; y potenciales nuevos flujos de inversión.

Aunque todo esto representa buenas noticias para Guatemala, tampoco se trata de un caso de “mana caído del cielo”. Por un lado, la mayor parte de pronósticos indican que los precios de los principales productos agrícolas de exportación, que siguen siendo un pilar importante para la economía nacional, seguirán siendo relativamente bajos y con tendencias muy leves hacia el alza; como ha ocurrido en los últimos años, el país seguirá vendiendo commodities baratos. Lo cual, en lo que respecta a “seguir vendiendo” es buena noticia, pero en lo que se refiere a “baratos”, no tanto. Afortunadamente, mientras otra cosa no suceda en materia de política migratoria, la aceleración de la economía estadounidense seguirá trayendo consigo mayores niveles de empleo entre la población hispana de aquel país y aumento en sus ingresos laborales, factores que seguirán impactando de manera positiva el volumen de las remesas y, en la medida que acá no mejoren las cosas, seguirán siendo poderosos imanes para nuevos migrantes.

No obstante los factores positivos anteriormente explicados, la fortaleza de la economía de EE. UU. también trae consigo, tarde o temprano, un gradual aumento del costo del crédito a nivel internacional. Factor que afecta directamente a pequeñas economías dependientes de los flujos externos de capitales para financiar su desarrollo. Mientras la situación actual de la infraestructura vial en el país no mejore de forma sustancial; no se resuelvan de una vez por todas los problemas en los puertos y aduanas del país; los costos de producción domésticos sigan aumentando, en especial el costo unitario de la mano de obra; y no mejore el clima de negocios e inversión, difícilmente podrán los exportadores aprovechar las oportunidades que representa la expansión del mercado norteamericano, así como tampoco podrá el país materializar la disposición de los inversionistas internacionales interesados en servir el mercado de EE. UU. desde países como Guatemala. La posibilidad de vender más a EE. UU. es simplemente una ventana de oportunidad que debería ser aprovechada, asunto que depende enteramente de cuán competitiva pueda ser la producción nacional en los mercados internacionales. Una tarea que sigue estando pendiente.

¡Urge un cambio de rumbo!

18 de diciembre, 2017

El año 2017 no ha sido nada fácil para los guatemaltecos. Hemos pasado por acontecimientos intensos en lo personal como en lo institucional. Continúan los casos de corrupción, el gobierno avanza muy poco en desarrollo, no para la violencia y la economía empieza a verse afectada.

La tensión que hubo entre el Comisionado y el Presidente fue fuerte. Llegamos a una gran polarización. Esto provocó que los “viejos y corruptos políticos” hicieran un pacto y emitieran dos decretos, que al final menos mal fueron derogados. Devastador. Vivimos “una calma chicha” sabiendo que en cualquier momento se romperá esta tranquilidad pasajera.

Debemos ser proactivos y tener fe en que la situación mejorará. Pero el cambio únicamente se dará con la renovación de cada uno de nosotros. Recuerde que la felicidad es una actitud y las fiestas de fin de año son una oportunidad para reflexionar, compartir y disfrutar. Que la pase bien. ¡Feliz Navidad y un año 2018 lleno de oportunidades!”.

Muchos están decepcionados por los resultados y la falta de ejecución del Organismo Ejecutivo. En materia económica estamos estancados. La paralización de muy importantes proyectos económicos y fuentes de empleo por las Cortes y el señalamiento constante de casos de corrupción han detenido la inversión. Se calcula que la economía crecerá alrededor de 3.5%.

Los servicios sociales están estancados. Cambió el Ministro de Salud, lo que ha provocado que lo planificado no se concretara. Seguimos con serios problemas de desnutrición crónica y no se ve una estrategia agresiva y contundente al respecto. En educación seguimos con más de lo mismo. Es imperante ampliar la cobertura de la secundaria y mejorar la formación inicial del docente -que está en un impasse-. Aún no se resuelve el tema de los pactos colectivos.

En materia de seguridad, las extorsiones y las muertes violentas provocaron un gran impacto en la población. El Sistema Penitenciario sigue siendo un gran desafío, aunque ya se inició el nuevo modelo haciendo poco a poco los cambios. La tasa de homicidios por cien mil habitantes iba en descenso, sin embargo, se calcula que este año será similar al año pasado.

Llegamos a una gran polarización. Esto provocó que los “viejos y corruptos políticos” hicieran un pacto y emitieran dos decretos, que al final menos mal fueron derogados.

La infraestructura es un verdadero desafío. A pesar de la interpelación del Ministro de Comunicaciones y de todas las críticas y las propuestas que se han hecho, textualmente -no pasa nada-. Baja ejecución, muy poco mantenimiento y ausencia de nuevos proyectos.

El Organismo Legislativo, decepcionante; tuvo más de 90 sesiones y aprobaron 22 decretos. A pesar de las presiones políticas, la mayoría de comisiones de trabajo no funcionaron. Siguen los procesos penales contra varios diputados y no se logra una agenda mínima en este organismo del Estado. Los guatemaltecos perciben esta institución como la de menos credibilidad en el país. El presupuesto para el año 2018 ni se discutió en el pleno. Está pendiente la elección de junta directiva 2018.

También el Organismo Judicial tuvo problemas. Tres presidentes en un año. Se tuvo que repetir el proceso de elección del presidente al principio de año por un cuestionado fallo de la Corte de Constitucionalidad por irregularidades en la integración del pleno de magistrados. Sin embargo, la elección de los dos que sucedieron fueron parecidos. La propuesta de reforma constitucional quedó prácticamente archivada.

Sin embargo, cuando vemos hacia atrás, debemos reconocer que se ha iniciado un proceso de cambio en el país. El problema es que no tenemos rumbo, razón por la cual el próximo año será muy importante que nuestros dirigentes definan una visión, determinen prioridades y se concentren en trabajar para que realmente exista una transformación. Debemos ser proactivos y tener fe en que la situación mejorará. Pero el cambio únicamente se dará con la renovación de cada uno de nosotros. Recuerde que la felicidad es una actitud y las fiestas de fin de año son una oportunidad para reflexionar, compartir y disfrutar. Que la pase bien. ¡Feliz Navidad y un año 2018 lleno de oportunidades!

Visítanos en nuestras cuentas de: